Final Fantasy fue, en algún momento, una de las franquicias más grandes en la historia de los RPGs. Todos tenemos experiencias memorables para contar de juegos tan grandes como FFVII o FFX. Supongo que no todo el mundo disfrutó FFXII tanto como yo, pero estoy casi seguro de que el nivel de entusiasmo bajó para todos cuando nos presentaron el colorido FFXIII. Era el Final Fantasy más lineal de todas las entregas numeradas. Sin embargo, en mi opinión, lo que lo llevó al fracaso fue su decepcionante y confusa historia, y ni hablemos de sus dos innecesarias y rimbombantes secuelas. Fueron años malos para la marca FF, una época que dejó cicatrices profundas en la imagen de los juegos que nos hicieron tan felices en la infancia y la adolescencia.

Del lugar más inesperado surge una entrega numerada Final Fantasy XV, y digo inesperado porque para nadie es un secreto que esta comenzó como FF vs XIII, un spin off que fue anunciado hace diez años. ¿Lograron devolver el buen nombre a FF con la más reciente entrega numerada? En este video encontrarán la respuesta, en la opinión de este humilde servidor.

Ver la reseña completa de Final Fantasy XV en el siguiente clip

 

  1. Atmósfera e inmersión de Final Fantasy XV

Final Fantasy XV está allá arriba con los juegos que tienen las mejores gráficas en consolas. El mundo es gigantesco y variado, los modelos de los personajes son muy realistas y las texturas son simplemente hermosas. La iluminación ayuda a crear una atmósfera que me dio una experiencia de inmersión que pocas veces he tenido el placer de experimentar. El ciclo día noche (hoy tan común en los también comunes juegos de mundo abierto) está realizado con extrema maestría creativa y representa la unión de muchos elementos que se unen en armonía para vendernos un mundo completamente creíble. La animación de los personajes es simplemente gloriosa, y brilla en los más pequeños detalles como la forma de caminar de los personajes o los movimientos en combate.

     2. Gameplay y fun factor

El sistema de combate se diferencia completamente de cualquier otro FF que hayamos visto a lo largo de los años. Es lo más alejado que se puede estar del clásico combate por turnos, esto no ha hecho felices a muchos fanáticos veteranos de la saga, pero yo disfruté mucho el paso acelerado y hasta un poco confuso de las peleas. Y bastante confuso sí que es! tanto, que al principio se me antojó un poco desorganizado e incomprensible. Está bien, no soy el más inteligente de los gamers, pero me sorprendió un poco que solamente comprendí en su totalidad el funcionamiento del sistema de salud ya en uno de los últimos capítulos, cuando el juego me puso en una situación medio difícil.

El combate es, digamos, un gusto adquirido: hay que pasar tiempo con él para entender que hay un orden y oportunidades para ser estratégicos bajo ese velo de aparente y desalentador caos, pero una vez lo logras, es extremadamente satisfactorio. No ayuda que el juego comienza con el tutorial más aburrido de la historia (que, valga aclarar, es opcional).

Fue una pobre decisión de diseño comenzar el juego encerrando al jugador en un salón completamente aburrido a aprender lo básico del combate. Para ser honesto, el tedio y las ganas de empezar a jugar de una buena vez no me dejaron prestar la atención necesaria y las cosas más importantes tuve que aprenderlas sobre la marcha, mientras exploraba el mundo. Ahora, hay que aclarar en este punto que el sistema de combate es mucho menos que perfecto, yo creo que su peor defecto es la cámara que siempre escoge poner un jodido arbusto, roca o árbol entre el jugador y la acción. Es un poco frustrante, pero está lejos de dañar la experiencia, aunque no mucho.

 

3. Avaricia Corporativa

El juego no se salva de las prácticas irritantes de la industria de los videojuegos moderna, el season pass está a la orden del día, así como las versiones digitales y físicas del juego que cuestan más de 300.000 COP. Esto no afecta mucho el núcleo de la experiencia y aún si decides ignorar el contenido extra vas a terminar con una experiencia sólida y satisfactoria. Además, hay DLC gratis en el futuro que incluye un modo New Game +, es sorprendente ver lo occidental que se nos volvió nuestro RPG japonés favorito.

Así termina entonces el análisis de Final Fantasy XV, mi favorito de los últimos años. No es un juego perfecto, los últimos capítulos son un poco tediosos y el final es medio confuso.

****

Si quiere saber por qué calificamos así, lea este artículo.

Lo invitamos a que se suscriba al canal de Gsite en Youtube y deje todos los comentarios posibles sobre nuestro trabajo, es de vital importancia contar con sus opiniones, y esperemos hacerlo mejor cada vez.

Final Fantasy fue, en algún momento, una de las franquicias más grandes en la historia de los RPGs. Todos tenemos experiencias memorables para contar de juegos tan grandes como FFVII o FFX. Supongo que no todo el mundo disfrutó FFXII tanto como yo, pero estoy casi seguro de que el nivel de entusiasmo bajó para todos cuando nos presentaron el colorido FFXIII. Era el Final Fantasy más lineal de todas las entregas numeradas. Sin embargo, en mi opinión, lo que lo llevó al fracaso fue su decepcionante y confusa historia, y ni hablemos de sus dos innecesarias y rimbombantes secuelas. Fueron años malos para la marca FF, una época que dejó cicatrices profundas en la imagen de los juegos que nos hicieron tan felices en la infancia y la adolescencia. Del lugar más inesperado surge una entrega numerada Final Fantasy XV, y digo inesperado porque para nadie es un secreto que esta comenzó como FF vs XIII, un spin off que fue anunciado hace diez años. ¿Lograron devolver el buen nombre a FF con la más reciente entrega numerada? En este video encontrarán la respuesta, en la opinión de este humilde servidor. Ver la reseña completa de Final Fantasy XV en el siguiente clip   Atmósfera e inmersión de Final Fantasy XV Final Fantasy XV está allá arriba con los juegos que tienen las mejores gráficas en consolas. El mundo es gigantesco y variado, los modelos de los personajes son muy realistas y las texturas son simplemente hermosas. La iluminación ayuda a crear una atmósfera que me dio una experiencia de inmersión que pocas veces he tenido el placer de experimentar. El ciclo día noche (hoy tan común en los también comunes juegos de mundo abierto) está realizado con extrema maestría creativa y representa la unión de muchos elementos que se unen en armonía para vendernos un mundo completamente creíble. La animación de los personajes es simplemente gloriosa, y brilla en los más pequeños detalles como la forma de caminar de los personajes o los movimientos en combate.      2. Gameplay y fun factor El sistema de combate se diferencia completamente de cualquier otro FF que hayamos visto a lo largo de los años. Es lo más alejado que se puede estar del clásico combate por turnos, esto no ha hecho felices a muchos fanáticos veteranos de la saga, pero yo disfruté mucho el paso acelerado y hasta un poco confuso de las peleas. Y bastante confuso sí que es! tanto, que al principio se me antojó un poco desorganizado e incomprensible. Está bien, no soy el más inteligente de los gamers, pero me sorprendió un poco que solamente comprendí en su totalidad el funcionamiento del sistema de salud ya en uno de los últimos capítulos, cuando el juego me puso en una situación medio difícil. El combate es, digamos, un gusto adquirido: hay que pasar tiempo con él para entender que hay un orden y oportunidades para ser estratégicos bajo ese velo de aparente y desalentador caos, pero una…

¡Compra obligada!

Satisfacción - 9

9

Un favorito para el autor

Así termina entonces el análisis de Final Fantasy XV, mi favorito de los últimos años. No es un juego perfecto, los últimos capítulos son un poco tediosos y el final es medio confuso.

User Rating: Be the first one !
9