Entendiendo que ahora todo son gráficos hyper HD, 3D, a mil cuadros por segundo, y con un texturizado impresionante, ¿por qué aún existe gente que pide que volvamos a lo básico? La respuesta es muy simple, debemos regresar a la dificultad.

Fireballs es una sección de opinión para las personas que escriben en Gsite.co (conócelos acá) .Las ideas planteadas acá pertenecen al autor del artículo y no representan ideales de la empresa Gsite.co.

En estas épocas de contenidos descargables (DLC), micropagos, niveles fácil, normal, difícil, o novato, fácil, principiante, entre otros, nos hace falta un buen toque de dificultad; las dificultades de hoy en día vienen desde Automático hasta Difícil.

¿Qué pasó con la curva de dificultad?

Respuesta: Murió, ¿por qué?

Debemos aceptarlo, los juegos donde todo el mundo pierde no dan dinero, el nuevo modelo donde todos ganan es lo que mueve al mundo. El ejemplo más notable de este modelo es World of Warcraft, juego que pasó de un complejo sistema de avance compuesto por 41 puntos de talento:

svBSo

A uno simple sistema de progreso basado en 6. Ya no hay jugadores inteligentes, con mejores ramas de talentos, porque todos son los mismos.

53AssasinRogueTalents

Cuando los juegos son extremadamente sencillos, y además con poco contenido por las expansiones y DLCs, pierden toda su re-jugabilidad, no entregan un reto. Solo ayudan a pasar el rato. No son divertidos.

¿A quién le gusta que un chiquillo que pagó más un dineral en un pack de armas completamente OP, nos mate seis o siete veces cuando nosotros jugamos con las armas que el juego entrega?, respuesta: nadie.

El factor de re-jugabilidad que ofrecen los juegos retro es increíble

Si tienes un juego de ahora, lo pasas (generalmente campañas que no superan las 8 horas en promedio), desbloqueas los logros y lo archivas en un cajón, o en tu biblioteca de Steam, para nunca más volverlo a jugar. Un juego retro ofrece diversas maneras de pasarlo, bien sea con distintos finales o con una historia y gameplay atrapantes.

¿A quién no le gustaría superar Super Mario Bros, sabiendo que lo has jugado prácticamente toda tu vida?

Todos estamos de acuerdo en que el multijugador en línea y las plataformas como Steam son verdaderas revoluciones en el mercado gamer, pero por muy innovador que sea, será imposible para ellos evocar las mismas sensaciones que cuando el multijugador local mandaba la parada.

“Será difícil que un multijugador online supere al modo local”

Me explico, aunque es bastante satisfactorio ganar jugando FIFA Online, el título no ofrece los mismos niveles de felicidad que cantarle los goles a tu oponente que está junto a ti, o que él mismo asista a la función de ver a su personaje de Mortal Kombat destrozado con uno de esos movimientos finales que tanto disfrutamos ejecutar. O pasarse en cooperativo el juego de las Tortugas Ninja de SuperNES. O demostrar quién es el rey de la pista jugando Top Gear, o Mario Kart… y puedo seguir nombrando ejemplos.

Juegos retro son obras de arte

Otro “grandísimo” punto a favor es que jugando un título retro podremos apreciar verdaderas obras de arte, sea visualmente, gameplay, música y bandas sonoras. También lo convierte en una obra de arte es que con pocos recursos crean grandes piezas. Gran ejemplo de ésto son las bandas sonoras de Nobuo Uematsu que son simplemente gloriosas, inclusive en estas fechas, esta es la elegida entre muchísimas para que escuches: Final Fantasy IV Theme of Love.

No existe nada mejor que ver la glorioso la última pantalla del juego, esa que sacaba lágrimas con dos palabras: “The End”; esa pantalla que daba las gracias por jugarlo. Recuerdas todo el camino recorrido durante tantas noches, después de una gran batalla final, o lo mejor de todo, cuando volvías a entrar a tu partida guardada y encontrarte con una nueva misión, un nuevo modo con más dificultad, o un juego +.

Concluyendo, los juegos retro además de garantizarte un reto, entrega muchas horas de diversión, pero lo mejor: Son más baratos que los blockbuster…